El Manzano comienza a dar sus frutos azules PDF Imprimir E-mail

el-manzano-azul-2

Fuente: El Mundo / Entorno Inteligente
Foto: Google archivo 

Decía Miguelángel Landa en días recientes que al cine venezolano le falta una "oxigenación" en lo que a temáticas se refiere. Según él, la historia que se aborda en El Manzano azul, película de Olegario Barrera que se estrena hoy en todo el país, es el principio. 
Considerado como uno de los actores más taquilleros del cine venezolano en los años 70 y 80, e inscrito en la élite actoral de la televisión nacional, Landa aseguró que fue, precisamente, lo diferente de la historia lo que lo llevó a dejar el ostracismo que se autoimpuso desde hace casi una década cuando salió, por la puerta de atrás, de Venevisión. 

El Manzano azul fue filmada casi toda en Mucuchíes, en el estado Mérida, salvo unas escenas finales que transcurren en las playas de La Sabana. El encuentro tardío de un abuelo campesino con su nieto capitalino, y todo lo que puede suceder teniendo como testigo un curioso Manzano azul, forman la historia. 

 


Con esta realización, Barrera quiso rendir homenaje al hombre del campo. Vivencias que no le son ajenas, por cuanto hasta los nueve años acompañó a su abuelo en los sembradíos que tenía en Hierro, una de las Islas Canarias, donde nació. "Tiene algo de autobiografía, sin buscarlo expresamente. Es una historia con la que cualquier abuelo, nieto y hasta hijo puede identificarse", comentó. 

 

Barrera, cuya última película, Una abuela Virgen fue una de las más taquilleras de 2007, estuvo de acuerdo con su protagonista sobre los nuevos aires que deberían soplar en el cine nacional. "No estoy en contra de quienes se refieren siempre a la realidad social de las barriadas, o a la crudeza de la situación del país, pero sí creo que no debería ser la única temática. La gente agradece cuando le ofreces la oportunidad de ver historias que hablan de la reconciliación, de la familia, del amor.

Mucho se critica la utilización de groserías en los diálogos de las películas venezolanas. El Manzano azul es una demostración de que se puede hacer un buen producto sin decir ni una". 

En este nuevo capítulo que, a juicio de ambos, se pudiese abrir para el cine nacional, Miguelángel aplaudió el surgimiento de nuevos valores de la actuación y la dirección. "Ha surgido una camada de muchachos que tienen ganas de hacer cosas y, lo mejor de todo, es que las hacen bien. Hay más opción de hacer más cine. Buen cine, que te satisface y te emociona", señaló. 

También coincidió con Landa en que en los últimos años se le ha dado más empuje al cine nacional. "No cabe duda de que sin el aporte económico que actualmente da el Centro Nacional de Cinematografía no pudiéramos hacer tantas producciones como se han hecho. Este es otro aspecto que no debemos desaprovechar, por cuanto no es sencillo conseguir el patrocinio y los recursos para filmar". 

El preestreno de esta cinta se hizo en varias ciudades, comenzando por Mucuchíes, "porque a veces en el interior se quejan de que no se les presta atención como a la capital. Quisimos empezar donde la rodamos, como premio a todo lo que nos ayudaron"

 
Síguenos en: facebook twitter
Banner
Banner
Banner
Banner